“Suspendan Jornada Única en Armenia si no garantizan almuerzo de estudiantes”

Restaurantes escolares

La defensora del pueblo en el Quindío, Piedad Correal Rubiano, solicitó al secretario de Educación de Armenia que si no se garantiza el almuerzo escolar de los estudiantes, se suspenda la jornada única porque no estarían dadas las garantías para su implementación.

Igualemente sindicatos de educadores en la ciudad calificaron de insólito que casi 13 mil estudiantes estén sin restaurante escolar por problemas administrativos en el pago al operador.

 

El problema

Desde este miércoles 14 de septiembre, 12.600 estudiantes de diferentes instituciones de Armenia adscritas a la Jornada Única se quedaron sin restaurante escolar, razón por la cual los niños, niñas y adolescentes no recibirán sus raciones, lo que ha motivado que varios de los colegios afectados suspendan las clases extracurriculares de las tardes hasta que se supere el problema

El problema ha surgido debido a problemas de trámites administrativos de pago con el operador Unión Temporal Nutriteam. De acuerdo con el secretario de Educación de Armenia, Luis Antonio Covaleda, el operador encargado de los almuerzos en los colegios de la ciudad no ha podido legalizar su cuenta de cobro ante la administración municipal y por eso no se han desembolsado los recursos, lo que motivó la decisión unilateral del mismo operador, de suspender el servicio.

Por su parte Darly Lorena Zapata, jefe administrativa de la empresa operadora dijo que las dificultades obedecen a que algunos rectores focalizan los niños pero no entregan los listados a tiempo, lo que repercute en que a la hora de prestar el servicio las listas no concuerdan. “Una institución tiene 350 niños en lista pero de esos solo van 44, el resto de niños que se benefician no aparecen dentro del listado que nos presentan, y esas son raciones que en el momento de facturar salimos perdiendo”, argumentó, según relata el diario La Crónica del Quindío.

De acuerdo con la jefe administrativa del operador, el valor de las raciones que se reparten pero que no aparecen en los listados, debe ser asumido por la unión temporal, lo que les genera pérdidas económicas.

“Nada más en el colegio Nacional, el primer día de operación solicitaron que les diéramos 723 almuerzos, pero ese día solamente llegaron 590 niños al comedor, el resto los tuvimos que recoger con suplentes, pero ahora nos están certificando solamente los 590 niños que efectivamente llegaron a estudiar ese día, y los alimentos que dimos de más o los que hemos tenido que botar, porque hemos tenido que botar bastante alimentación, los asumimos nosotros”, recalcó.

La secretaría de Educación le adeuda al operador cerca de $2.000 millones que no se han podido pagar porque necesitan las facturas que el operador debe entregar y que están sujetas a revisión de una interventoría, y de la firma de los rectores.

Deja un comentario