Asesinatos y amenazas de muerte contra líderes comunales de La Tebaida

Izq. José Edgar Gómez, presidente amenazado de muerte. Der. Édgar Bedrail Alvarado, líder asesinado en abril de 2015.

Un presidente de Junta de Acción Comunal, JAC, asesinado, una presidenta asilada en otro país y dos presidentes más que han denunciado amenazas de muerte, son solo algunas de las graves circunstancias que atraviesan los líderes comunales del municipio de La Tebaida.

Así lo denunció José Edgar Gómez Torres, presidente de la JAC de la urbanización La Hacienda, quien dice haber recibido dos sufragios en su casa, y no haber recibido la atención y protección por parte de las autoridades.

Gómez Torres indicó, a través del portal periodismoinvestigativo.com.co, que además dos hombres llegaron hasta el lugar donde laboraba en Circasia y le dijeron que tenía qué irse de La Tebaida, hecho que sumado a otros motivó que fuera echado de su trabajo.

A pesar de las denuncias, los presidentes dicen sentir que no han sido atendidos como deberían por parte de las autoridades, y expresaron que se sienten desprotegidos y con temor a ser asesinados.

De acuerdo con periodismoinvestigativo.com.co los otros presidentes amenazados son el de la JAC del barrio Anapoima y la presidenta barrio Oasis de Vida, quien fue víctima de un atentado en el que por fortuna salió con vida, y por el cual le concedieron asilo político en otro país.

Vea también: Fuerte discusión entre secretaria de Gobierno de La Tebaida y la comunidad

 

Líder comunal asesinado

El 28 de abril de 2015 fue asesinado el señor Édgar Bedrail  Alvarado Galindez, presidente de la JAC del Barrio Ciudad Jardín.

El líder comunal fue agredido mortalmente por sicarios que llegaron hasta su propia casa en La Tebaida y le asestaron varios impactos con arma de fuego.

Alvarado Galíndez había realizado denuncias de amenazas contra su vida y había sido incluido dentro de la Unidad Nacional de Protección, pero nada de esto sirvió para proteger su humanidad. “La única protección que le brindaron consistió en la entrega de un chaleco antibalas, pero de nada sirvió porque le dispararon en la cabeza”, indicaron en su momento sus familiares.

Aquel hecho de sangre motivó la reacción policial en el sector donde sucedió el homicidio y tras varios operativos en los que se realizaron 24 diligencias de allanamiento en una labor conjunta con la Fiscalía, se logró la aprehensión de 17 personas por orden judicial entre los que había tres menores de edad, y se capturaron tres personas más en flagrancia.

Los detenidos fueron sindicados de concierto para delinquir agravado; tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, destinación ilícita de inmuebles y uso indebido de menores de edad para la comisión de delitos.

A pesar de que en estas diligencias se logró la incautación de sustancias alucinógenas y armas de fuego, la mayoría de los detenidos ya se encuentran gozando de libertad.

 

De dónde vienen las amenazas

Para las mismas autoridades este tipo de acciones proviene de grupos delincuenciales dedicados principalmente a delitos como el tráfico de estupefacientes, que creen que los líderes comunitarios son una amenaza para su accionar delictivo.

Según indicaron, estos delincuentes creen que los presidentes de Juntas son informantes de la Policía, a pesar de que la labor de inteligencia para desmantelar estas bandas no se apoya en ningún caso en estos líderes.

Deja un comentario