Capturado responsable de incendios a fincas y asesinato de ciudadanos en zona coordillerana del Quindío

Édgar Bravo Beltrán, quien perteneció al frente segundo de las Farc, fue capturado por agentes del CTI de la Fiscalía y unidades del Ejército pertenecientes al batallón número 7 de infantería General José Hilario López, en un operativo realizado el pasado 24 de agosto en el municipio de López de Micay, Cauca.

El individuo es señalado de ser uno de los cabecillas de la banda ‘Los Primos’ o ‘Los Bonitos’, que operaba en la zona cordillerana del departamento del Quindío, donde cometían extorsiones, homicidios, amenazas, constreñimientos, incendios, lesiones y hurtos en fincas de la región, especialmente en las veredas La Palmera y Cañaveral del municipio de Pijao, al igual que en Sevilla, Valle del Cauca.

De acuerdo con el diario La Crónica del Quindío, al delincuente se le sigue ahora un proceso por información recibida sobre la presencia de hombres armados en zona rural de los municipios cordilleranos, donde hombres que manifestaban ser integrantes de las Farc u otras organizaciones delincuenciales, y que portaban armas de largo y corto alcance, extorsionaban a propietarios y administradores de predios.

En algunos casos fueron asesinados quienes no cumplieron las exigencias económicas, sus casas fueron incendiadas y se vieron obligados a abandonar sus propiedades tras la presión ejercida por la banda.

Bravo Beltrán, conocido con los alias de Gonzalo, Martín, Primo o Muelesio, es solicitado por el Juzgado Segundo de Ejecución Penas y Medidas de Seguridad de Armenia para cumplir una condena de más de 13 años de cárcel. Según se conoció, en su prontuario figuran delitos como rebelión, tráfico, fabricación o porte de armas de fuego y municiones, homicidio, hurto calificado y agravado, lesiones personales, extorsión, desplazamiento forzado y fuga de presos, ya que en 2010 huyó de la cárcel Peñas Blancas de Calarcá.

Se supo que tras evadir a las autoridades el pasado 12 de febrero cuando intentaban recapturarlo en una finca de Sevilla, el sujeto huyó al Cauca, desde donde coordinaba a un grupo de hombres para la ejecución de homicidios en el Quindío.

 

Deja un comentario