Nuevas multas para combatir ilegalidad en el transporte de Armenia

Foto tomada de: www.ciudadregion.com

Multas que alcanzarían los 670 mil pesos para quienes utilicen u ofrezcan servicios de transporte público ilegal, fueron anunciadas por el viceministro de Transporte Alejandro Maya Martínez, en su visita a Armenia.

La medida aplicaría sanciones a empresas, personas y usuarios que participen en el transporte informal en la ciudad.

Las medidas serán aplicada por igual a mototaxistas, vehículos particulares y plataformas tecnológicas como Uber.

“El transporte público individual de pasajeros se presta a través de empresas legalmente constituidas y habilitadas; por esta razón, estamos implementando varias estrategias para acabar con la ilegalidad”, dijo el viceministro, en reunión con el director de la Policía de Tránsito y Transporte, Ramiro Castrillón Lara; y el superintendente de Puertos y Transporte, Javier Jaramillo Ramírez.

Al referirse a Uber expresó que el gobierno no está en contra de las plataformas tecnológicas, pero no se puede permitir que no se utilice el ordenamiento jurídico colombiano. El llamado es a que estas empresas se legalicen.

 

Sanciones

La sanción a particulares que invadan el servicio que prestan los taxis será de $670.000 más la inmovilización del vehículo hasta por 40 días, si hay reincidencia la sanción será la misma, pero se sumará la suspensión de la licencia. Una nueva reincidencia acarreará la cancelación de la licencia.

En caso de que un vehículo autorizado para un servicio especial sea utilizado para el servicio de taxi, el conductor deberá pagar una multa de 20 millones de pesos más la suspensión de la licencia. Si reincide, obtendrá la misma multa y la cancelación de la licencia.

De igual forma, se investigará al propietario del vehículo y a la empresa a la que se encuentra afiliado el automotor; la multa para ambos podría llegar a los $480 millones.

Maya Martínez aprovechó el encuentro con taxistas para recordarles que no se pueden oponer a llevar de un lugar a otro a un usuario, o a una persona con discapacidad por pereza de bajarse a abrir el baúl del vehículo.

Deja un comentario