Permaneció en silla de ruedas durante 43 años por un error médico

Foto tomada de: www.laprensa.hn

A los 13 años, Rufino Borrego fue mal diagnosticado de una supuesta distrofia muscular incurable. Ahora, a los 61 años se dio cuenta del error médico y pudo volver a caminar.

El error lo cometieron médicos del hospital Santa Maria en Lisboa, que ya hoy están muertos y nunca se les pudo reprochar por semajante descuido. Una neuróloga descubrió todo y pudo determinar que lo que padecía Rufino era una miastenia congenital, una enfermedad neuronal que puede ser tratada con medicamentos que ahora le han ayudado a recuperar el uso de sus piernas.

Rufino Borrego lleva ahora una vida normal y debe someterse solo a dos sesiones de fisioterapia por año. Afirma no tener rencor con el hospital Santa Maria, pues su enfermedad era casi desconocida por el mundo médico cuando se hizo el diagnóstico erróneo a fines de los años 60. “Solo quiero disfrutar de la vida”, aseguró.

 

Deja un comentario