Se inauguraron los primeros Juegos Olímpicos de la historia en Suramérica

https://www.youtube.com/watch?v=nIqQZnZ4Tlw
Featured Video Play Icon

La ceremonia de apertura de los Juegos de Río de Janeiro, comenzó este viernes hacia las 6:00 de la tarde, hora colombiana, en el mítico estadio de Maracaná.

Las palabras del presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, y el himno brasileño, entonado por el cantante popular Gilberto Gil y Paulinho Da Viola, dieron inicio a la gran fiesta.

La ceremonia, que se extendió por varias horas, vio pasar a las delegaciones de cada país por un espacio de cerca de 2 horas. La de Colombia, luciendo sombrero vueltiao y encabezada por la judoka vallecaucana Yuri Allvear.

La llama olímpica, que se preveía iba a ser encendida por el ‘Rey del fútbol’ Pelé, no pudo ser atizada por el exdeportista debido a problemas de salud. En su reemplazo estuvo el exatleta Vanderlei Lima, un maratonista que en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, cuando encabezaba la competencia, fue obstaculizado por un pastor irlandés. El brasileño perdió el ritmo y la carrera terminando tercero. Por ese motivo, en un gesto de reivindicación, la organización de Río 2016 decidió otorgarle el privilegio de encender el pebetero de los Juegos Olímpicos.

Las pantallas de Maracaná proyectaron un vídeo sobre la integración del deporte en la vida cotidiana de los brasileños, acompañado por la canción ‘Aquele Abraço’ compuesta por Gilberto Gil.

Una cuenta atrás dio paso a la enorme batucada, lograda mediante el golpeo de enormes almohadas.

Más de 5.000 personas participaron en el espectáculo, al que asisten en directo una veintena de jefes de estado.

 

Protestas en las calles de Río

Minutos antes del evento se registraron protestas de miles de cariocas contra la máxima cita deportiva mundial, según  relata el portal www.elespectador.com.

Con carteles que portaban mensajes como “Juegos de la exclusión” o “Estado asesino”, cientos de manifestantes se desplazaban hasta las cercanías del estadio Maracaná, escenario de la ceremonia, en medio de un impresionante dispositivo de seguridad en la zona.

Más temprano, unos 3.000 manifestantes protestaron ruidosamente frente a la famosa playa de Copacabana contra el presidente interino Michel Temer.

“No a las Olimpiadas”, “Fuera Temer” y “Fuera todos”, señalaban algunos de los carteles de los manifestantes, que se concentraron frente al lujoso hotel Copacabana Palace, cerca del estadio olímpico de vóley playa, frente a las miradas de cientos de turistas e integrantes de numerosas delegaciones.

Deja un comentario